Octubre de leer mujeres (II): lo que me apetece leer.

Comencé a hablar de #LeoAutorasOct en una entrada anterior. Creo que no conocí la propuesta hasta 2018, aunque es probable que en el foro lector que frecuentaba en 2016 se comentara y hasta incluso me apuntara al reto si se creó. En aquella primera intentona que recuerdo empecé A contraluz de Raquel Cusk que todavía tengo pendiente y muy pocas intenciones de recomenzar próximamente.

Para el post de Instagram sobre la primera parte de esta entrada, recordé las preguntas que me hice cuando conocí esta iniciativa. Así que me he propuesto hacer un ejercicio de sinceridad y responderlas.

¿Crees que las obras escritas por mujeres son literatura para mujeres? Definitivamente hubo un tiempo de mi vida en el que lo creí. Y, por si alguien duda, literatura para mujeres era en mi cabeza algo distinto a LITERATURA.
Ya he contado que mis autores de referencia de niña fueron Gloria Fuertes y Christine Nöstlinger. Me costó años separarlas de aquel ámbito infantil y valorarlas como las grandes escritoras que fueron. De algún modo vinculé femenino e infantil y, conforme fui creciendo, me acerqué a autores masculinos.
En mi adolescencia, literatura de mujeres se refería exclusivamente a las novelas rosas, tipo Corín Tellado. Poco me importaba entonces que fuese ella, y no Lope o Quevedo, la segunda persona más leída en lengua castellana, por detrás de Cervantes. Tampoco lo sabía. Las escasas menciones en mis libros de texto le adjudicaban etiquetas del tipo: “literatura menor”, “novelas de amor”.
En la Universidad no mejoró el asunto, se nombraron muy pocas mujeres (al menos así lo recuerdo), a pesar de que la mayor parte del claustro era femenino.
En aquella época

¿Estudiaste más de tres autoras como referentes de la literatura de tu país? Como profesora sé bien que olvidamos muchísimo del contenido que estudiamos en el colegio, así que no me atrevo a afirmar con rotundidad que en mis libros no apareciesen más de tres mujeres; pero sí que no las recuerdo. Si no podemos considerar a Corín Tellado, porque aquello “no era literatura”, me vienen solo dos autoras a la mente: Rosalía de Castro y Emilia Pardo Bazán. Ninguna anterior a 1800.
Confieso que las autoras españolas anteriores al siglo XXI siguen siendo una de mis deudas pendientes.

¿Tienes el mismo número de libros escritos por hombres que por mujeres? No lo sé. Estoy segura de que hace algunos años tenía más libros escritos por hombres; pero ahora ya no lo tengo claro. Por ejemplo de los 34 libros que he empezado este año, 17 han sido escritos por mujeres; de los 39 de 2020, solo 18; de los 15 de 2019, 5.
En algún momento tengo que sentarme en serio a mirar mis estanterías, pero antes quiero ordenarlas.

¿Alguna vez te has planteado leer solo obras escritas por mujeres? La verdad es que no. Confieso que no le veo la necesidad y temo que eso pudiera encerrarme en un gueto mental. Pero tampoco voy a no leerlas.
Soy consciente de que el canon y la industria tienden a impulsar más a los hombres, así que ando también atenta a lanzamientos y novedades fuera de la dicotomía del género. Por eso desde hace años, me empeño en expandir mi conocimiento literario más allá de mi zona de confort. Procuro leer diferentes autores, géneros literarios, temáticas… Así que siempre ando buscando recomendaciones interesantes con esta premisa.

Ejemplo de esta “variedad” son las lecturas que pretendo hacer para esta edición de #leoautorasoctubre:

*Aloma de Mercé Rodoreda. Me hice con este libre en una reciente visita al consulado y después de leer La plaza del diamante tengo verdadera curiosidad por descubrir qué esconde esta autora.

* Cree en ti de Rut Nieves. Siempre digo que me suele gustar leer libros de autoayuda, pero la realidad es que caen varios cada año.
Este en concreto fue un regalo y contenía una nota preciosa como dedicatoria que todavía hoy me hace llorar (y ha pasado más de un año desde que lo recibí).

*Como un pulso de Isabel Alonso Dávila. Confesaré que me transmiten especial cariño los autores que mantienen sus dos apellidos.
Esta obra en concreto es un préstamo de la lectora mayor del reino: mi madre. Lo escribió una amiga suya, si no recuerdo mal y me lo recomendó encarecidamente.

*El infinito en un junco de Irene Vallejo. Por fin hago sitio para este título que lleva meses esperándome en la estantería. ¿Qué decir que no se haya dicho ya? Pues eso.

Además, en mi próximo viaje a España quiero conseguir, entre otros, estos:
->Aporofobia, el rechazo al pobre de Adela Cortina Orts.
->Muerte a los normies de Ángela Nagle.
->La librería de Penélope Fitzgerald.
->Ser mujer negra en España de Desirée Bela.

¿Has leído alguno? ¿Tienes alguna recomendación de obras escritas por mujeres (o no) para los meses venideros?

1 comentario en “Octubre de leer mujeres (II): lo que me apetece leer.”

  1. Qué triste lo que has contado de tus clases. Es cierto que hay un claro sesgo entre obras de hombres y mujeres y aun más en el pasado, pero hay vida más allá de Rosalía de Castro y de Emilia Pardo Bazán (y que conste que yo adoro a Rosalía).

    De los títulos que mencionas solo he leído La librería, de hecho dos veces. Me encanta!

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s