Diario de una emprendedora en Alemania #1

Que las cosas no suelen salir como las planeamos es una verdad universal aceptada.
O eso creo.

A lo mejor sí salen y solo necesitamos planearlas más/mejor y ser más constantes o, simplemente, aprender a contar y dejar de enfocarnos en las veces que no salió negativo.

Ayer me levanté con muchas ideas. Era el primer día de septiembre y el trabajo inmediato ya estaba entregado. Tenía que hacer cosas urgentes de la empresa, pero eran pocas, así que me puse a ello. Y las terminé. Desde hace un par de semanas me acompaña el mantra de Sofía Contreras: ” Te sentás, la hacés, terminás”. Y, yo, que me siento, empiezo una tarea y luego otra y otra más y no acabo ninguna, he descubierto una manera excelente de poner foco. Para ser exactos, hice todo lo que podía hacer sola. Mandé un par de preguntas al gestor, contesté un par de correos, mandé otros y me encontré con un buen pedazo de tiempo sin organizar ni preveer (esta semana está siendo un poco desorganizada, curiosamente también eficiente). Me fui directa a las tareas pendientes de la mentoría que estoy haciendo con Cero tontería. Repasé sus consejos no mágicos y seguí trabajando en las tareas.

Se ve una chica delante de una pantalla mordiendo un lápiz. El texto es una cita de Sofía Contreras que dice: "Te sentás, lo hacés, terminás".
Leáse con acento argentino, por supuesto.

Y fue pasando el día.

En un momento, me apeteció escribir porque tenía algo que contar (se viene un nuevo servicio y voy a lanzarlo en promoción a los suscriptores de mi lista de correo) y lo hice entre dos tareas. Me sentí bien por publicar después de tantísimo tiempo. Me resulta irónico no haber publicado en seis meses ningún post, con lo prolija en palabras y un tanto excesiva en la comunicación que he sido siempre. Quizá haya cosas que estén cambiando.

Preparándome la comida, me acordé de que teníamos unas verduras congeladas que habíamos comprado por probar y que no nos habían gustado nada (la tragedia de las verduras en Alemania) y decidí hacer algo con ellas. Las metí en la olla exprés y las dejé hirviendo mientras comía, con la intención de convertirlas en puré.

Después de la sesión de la tarde, a eso de las cinco, decidí meterle un poco de cañita a la casa; venían unos amigos a ver Biohackers y me apetecía que estuviera bonita. Arreglé el salón y en la cocina me encontré con la olla lista para ser abierta; por supuesto, la había olvidado.
Como tantas otras veces, trituré las verduras hervidas, pero me dio la sensación de que quedaban muy densas. Me vino a la cabeza el pasapurés que tanto adora mi madre y que mi suegra y yo utilizamos para hacer puré/compota de manzana (Apfelmus) en Navidad y que, por supuesto, no tengo. Así que, mientras intentaba recordar el nombre del cacharro en alemán, me fui al ordenador para pedírselo. Escribí una frase imposible en alemán a la vez que buscaba una foto de lo que necesitaba y en la conversación me reencontré con una de mis recién recordadas palabras favoritas. Por supuesto me dijo que sí y quedamos que mi pareja lo traería cuando volviera a casa.

Pasapurés con la inscripción "Flotte Lotte"

Una hora más tarde, mientras cerraba un tupper con el puré preparado, llegó mi chico a casa con el instrumento. ¡Se me había olvidado por completo! Me pareció tan divertida la palabra que, en un intento de que recordarla, monté una publicación y preparé esta entrada. Afortunadamente, el puré solo necesitaba un poquito más de agua y de trituradora y ya tengo comida para hoy (aunque creo que le meteré una patata porque no me fío NADA del sabor de esas verduras).

Flotte Lotte es la marca, pero se ha extendido como nombre común. Algo así como minipimer o clínex en España. Creo que significa algo así como “la fuerza de Lotte”, pero no encuentro quién me lo confirme. A mí Flotte Lotte me encanta y me parece muy sonoro, pero, si preferís, también se llama Gemüsemühle (molino de verduras)Passiergerät (aparato de pasar).

Y hasta aquí el diario de hoy.

Si eres de esas personas que lee en diagonal te dejo aquí las tres ideas principales de un texto disperso.
*Emprendidea aplicable a la vida: “Te sientas, lo haces y lo terminas” de Sofía Contreras.
*Palabrogermano: “pasapurés” se dice Flotte Lotte.

1 comentario en “Diario de una emprendedora en Alemania #1”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s